San Viernes

la amistad es una aleación de metales que se templa con las piedras del camino, pero casi nada mejor que un corazón inteligente para hacer de ella un lugar en el que poder descansar el vértigo del tiempo.

Nadie es perfecto

Ocurrió en 1994. Tras recitarnos en público y de memoria el texto que ustedes pueden leer pulsando aquí, Andrés Amorós y unos pocos nos orillamos en las mesas del fondo de un comedor para tertuliar mientras almorzábamos. Le pregunté desde cuándo retenía aquel texto cortazarino, ese glíglico juguetón de Lucía y Horacio. Amorós me respondió,…