Trementina street

Jaime Herrero, artista polifacético, hacedor de lo que le vino en gana, fue un hombre lúcido y universal. Alma allá donde estaba.

La decisión

Cuando hubo recuperado la consciencia, ya sólo quiso volver a sentir aquella emoción de los dieciocho, de los veinte o incluso de los treinta años, cuando los libros eran la medida de casi todas las cosas.

Magia potagia

Galopaba pues el dinero y nosotros, los de siempre, sin enterarnos de la fiesta, como si fuésemos hidalgos beligerantes ante el negocio, el trabajo y la competencia. Así nos ha ido. Préstamos para casitas e incrementos salariales que vamos a pagar principalmente los de siempre, usted y yo. No se desespere. Si no hubiese sido…