Félix Grande, sin prisa.

Hoy, en Zenda: Yo acababa de hablar con una amiga. Frente a frente, café por medio. Estaba rota. Había vuelto a fumar. Huida de sí misma. Ya saben: del amor, el aburrimiento, el desamor, el vacío, todo el dolor… A veces es imposible desleír ese grumo de suciedad que se nos pone cuando nos dejan,…

«50»

Todo ocurrió como el rumor del oleaje, cuando pensábamos que los dioses nos habían creado a su imagen y semejanza, inmortales.

Lo irreparable

Por la tarde entré en una librería con la intención de dejarme unos euros a cambio de unas novelas a las que ya había echado el ojo. Con todo, siempre me paso por la cada vez más exigua sección de poesía, por si acaso encuentro algo de mi interés —qué le vamos a hacer, a…

Muerte

Estaba yo velando a mis otros fantasmas, a Félix Grande y a Paco de Lucía, a esas ánimas buenas que acaban de irse y todavía estaban paralizadas mis manos ante el pecado de la muerte, cuando de repente sin aviso y sin permiso se acercó de nuevo a mis adentros para llevarse a Ana María…

Bienaventuradas sean las orejas Grande

Para recordarte, primo, hago palanca y me caliento la garganta con un vaso de Peinado no vaya a ser que en este instante me abata la derrota. Sí, te escribo haciendo palanca, tal y como escribieras en aquella balada familiar —que fue la de tantos en nuestro país— cuando a tu abuelo el Palancas le…

Volver

Dice Félix Grande que «Donde fuiste feliz alguna vez / no debieras volver jamás». Recuerdo estos versos ahora que paseo a la sombra por La Antilla, Isla Cristina e Isla Canela, esos lugares que son parte de mi identidad andaluza. Al fin, me pasé muchos de los veranos de antes, los que duraban todo el…

Bach

La primera vez que fui consciente de su tamaño y de la huella indeleble que nos legó quizá fuese en algún momento atribulado del bachillerato o durante alguna tarde fría en la universidad. Después me exilié de Johann Sebastian Bach para descubrir otros mundos y al fin acabar, bastantes años después y de la mano…

Mucho cuento en Pravia

Pravia, a vista de cuervo, es como una coma, una pausa en el tiempo, un refugio urbano y natural situado casi en el centro de Asturias. Pero cuando nos acercamos, vemos que se trata de una villa que atesora esa vocación de ciudad pequeña, apaciguada y lenta en el otoño y refulgente y viva en…