La memoria y el olvido

Odio la Guerra Civil. Se tragó una cuarta parte de mi familia y me dejó una abuela tierna y asustada, con olor a lana y madera, que de cuando en vez, en sus desvaríos, amenazaba con tirarse por la ventana. Tiempo después comprendí que mi madre había heredado alguna sutileza imborrable de toda aquella abyección…