Dra(c)ma

Le dio una bofetada. Ella a él. Y él se la devolvió. Se miraron como dos bueyes espantados. Apretaron las mandíbulas. La ira y el rencor asomaron al mismo tiempo. Era una ira floja y advenediza; y era un rencor flácido e intransitivo. Ella rotó su anillo y bajó la mirada. La de él salió…