Familias

Harto de estar harto fui a ver Silvio (y los otros). Sorrentino todavía me pone. Cosa que no ha conseguido este pasado año casi ningún libro. Sí, ha sido en lo literario un año muy flojito, qué le vamos a hacer. Mea culpa, que así dicho, ahora que caigo, suena a infección urinaria aguda. Y eso que yo no soy nada exquisito.

El Dylan para Nobel

No es que las canciones sean o no bellas, sino que para muchos las letras de Dylan les ofrece un espejo que revela sus propias emociones y, esto, créanme, ayuda y mucho a sobrevivir. Dylan se ha hecho popular aportando la ilusión, la fe y la esperanza necesarias para consolar tantos sueños rotos y tantos fracasos sin salida.

Familia

Tengo una sobrina de pocos años de edad, muy lectora y con algunos apuntes literarios a sus espaldas que el otro día me confesó cómo desde una de esas plataformas digitales de Internet —que dicho sea al paso ya maneja con la misma soltura que un tahúr las cartas de una baraja—, entra en este…